inventando-baldosas-amarillas-logo

Flores de las que no hay que regar

La encontramos en un garaje de Segovia. En un rincón, llena de polvo. Nos contaron que sirvió para llevar agua a una casa con nueve niños. Ahora, se ha convertido en un jarrón para flores de las que no hay que regar.

La botella tiene más de 30 años y llevaba más de diez vacía. El mimbre que rodea la parte superior estaba bastante gastado y el asa estaba casi descolgada.

 

 

 

Y como el salón de mi amiga Raquel es rojo, negro y blanco, había que cambiar los colores y darle un toque más moderno.

Como no tenía flores a mano, salí a la calle a por unas ramas y les puse mis propias flores blancas y rojas.

 

 

 

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Como organizar tu trastero

Un trastero es una solución perfecta para ganar espacio en casa. Para aquellos que tienen niños o hobbies que incluyen

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies