inventando-baldosas-amarillas-logo

Carpintería

Me gusta cotillear. Bueno, en el buen sentido de la palabra. O al menos eso creo yo. Que es en el buen sentido de la palabra. Me gusta ver sitios nuevos. Tomarme un tiempo para mirar las cosas y tocarlas. Por eso el otro día, dentro de una carpintería en Albacete, era la niña más feliz del mundo. Me encanta el olor a madera cortada y me gusta tocar el serrín recién cortado. Esa capa que se te queda en los dedos casi blanquecina y tremendamente suave.

Máquina para cortar madera
Serrín sobre máquina de metal

Pero para llegar a cortarla, primero hay que elegir el listón entre todos los que están apilados.

Tornillos metidos en listones de madera.

 

Madera de pino
Listones de madera apilados.

 

madera en carpinteria
Láminas de madera para puertas de cocina.

 

Es curioso cómo conviven el metal y la madera en una carpintería. En cierto modo, no tiene mucho sentido uno sin el otro. Como en la caja de las gubias, una herramienta para hacer verdaderas maravillas con empuñadura de madera y filo de metal.

Herramientas de carpintero.
Gubías para trabajar la madera.

 

Carpinteria antigua
Coronas de metal para cortar madera.

 

Y me gusta ver las huellas del paso del tiempo en ambos. Los colores que va dejando y las texturas.

Herramientas de carpintero
Herramientas de metal

 

Troncos de encina
Madera para cortar.

 

Troncos para cortar
Vetas de la madera.

 

Madera para chimenea
Madera preparada para quemar en la chimenea.

 

Anillos de madera
Nudos en los troncos de madera.

 

Cortar madera.
Madera cortada.

 

Troncos de madera de encina
Corteza de la madera cuarteada.

 

Y entre tanta madera encontré un inquilino.

foto tela de araña
Tela de araña entre los troncos
foto araña
Araña escondida en la madera.

 

Entrar en una carpintería, en parte es entrar en otro mundo, en ése en el que todavía usan las manos para construir, para que lo que hemos imaginado se haga real. Un espacio en el que no hay miedo a mancharse, sudar, llenar las manos de grietas… Es otra forma de interpretar las cosas. No sé si mejor o peor, simplemente otra forma de encarar el paso del tiempo e ir sumando capas.

Madera seca
Corteza de la madera seca.

 

Troncos retorcidos sobre sí mismos.

A esto dedico mi tiempo de ocio y por eso estas fotos participan en Hoy Compartimos, una iniciativa de Nika Vintage y Lorena Pose, que os recomiendo.

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp

17 comentarios

  1. Me encantan tu fotos! Tienes una forma de trasnmitir a través de la cámara alucinante! Gracias por enseñarnos el lado precioso de las cosas

  2. Qué gozada de fotos!!!. La verdad que a veces hay sitios increíbles ahí cerca, y no nos damos cuenta. Un abrazo fuerte.
    Maribel.

  3. Se a que te refieres con eso de sentirse la niña más feliz del mundo,
    y es que cada una tenemos nuestros lugares especiales
    bellas fotos, besitos

  4. Fotazas!!!!! que sitio más encantador, el olor a madera recién cortada me flipa!!
    Besazos y gracias por participar con tu original post.

  5. Tu post me ha hecho revivir momentos de mi infancia. Había una carpintería cerca de mi casa y recuerdo las montañas de serrín acumuladas en la entrada y ese olor tan especial de la madera recién cortada. Cuando había que hacer algún trabajo escolar con madera iba a esa carpintería a comprar el material. Muchos años han pasado desde entonces. Preciosas fotos y un post fantástico. besos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Como organizar tu trastero

Un trastero es una solución perfecta para ganar espacio en casa. Para aquellos que tienen niños o hobbies que incluyen

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies