Todo lo que esté hecho a mano nos encanta. Porque es algo hecho con cariño, porque es único y porque en muchas ocasiones significa dar una segunda oportunidad a algo que iba a terminar en la basura. Mi amiga Raquel, una verdadera artista, me convenció para ir a un curso de jabones. No sólo jabón es un proyecto a cuatro manos, las de Ana y las de María Ángeles. En sus talleres se pueden aprender cosas muy chulas para cuidarnos y a la vez aprender a cuidar el medio ambiente. Hoy os cuento una de las cientos de recetas que se pueden aprender en sus clases. Hoy vamos a hacer jabón casero de romero.

 

CÓMO HACER JABÓN EN CASA

Para poder hacer jabón en casa, lo primero es decidir qué tipo de jabón queremos hacer. Existen varias fórmulas: con glicerina, sosa o potasa. Y luego hay un montón de grasas que podemos usar, desde el sebo, lo más tradicional, hasta aceites de todo tipo. En este caso, vamos a usar sosa y aceite de oliva. Se trata de dos ingredientes que se pueden comprar con facilidad en cualquier tienda o supermercado. La sosa en la zona de limpieza y el aceite, pues donde el aceite. No hace falta que sea una marca concreta, ni de una calidad exquisita. Para empezar, e ir practicando, vamos a emplear un aceite de oliva normal. Más adelante iremos experimentando con el aceite de coco, de palma… o lo que se nos ocurra.

Jabón de romero casero.

Cómo calcular las cantidades de los ingredientes para hacer jabón casero

Posiblemente, éste sea el paso más minucioso. Es muy importante calcular bien la cantidad de cada uno de los productos que vamos a usar. Pasarnos con el aceite o con la sosa va a hacer que nuestro jabón sea más duro, se nos deshaga o que nos seque en exceso la piel. Pero esa capacidad que tenemos para poder ir definiendo cómo queremos que sea nuestro jabón es también una de las cosas positivas de hacerlo en casa. Según nuestros gustos, podemos hacer que sea más hidratante, más exfoliante o que haga más espuma. Para ser minuciosos y no tener que meternos en fórmulas, lo mejor es usar la tabla que encontraremos en Mendrulandia. Esa tabla nos va a permitir hacer nuestros propios jabones. Introduciendo los ingredientes, nos dice qué cantidades poner de cada cosa para lograr lo que estamos buscando.

Jabón natural para pieles grasas.

 

Para que veáis cómo se hace jabón casero, os dejo una de las recetas del taller con el paso a paso. Vamos a hacer nuestro propio jabón de romero exfoliante.

Jabón hecho con infusión de romero.

Antes de ponerse a hacer jabones como un loco

Hay varias cosas, que tenemos que tener en cuenta y que iré repitiendo porque me parece muy importante. Cuando hacemos jabones en casa tenemos que ser precavidos. Si seguimos algunas pequeñas normas de protección no vamos a tener problema y vamos a tener unos jabones caseros estupendos. Para evitar que las salpicaduras nos puedan afectar a la piel, hay que usar guantes y para evitar respirar los vapores tenemos que ponernos mascarilla. Son medidas de protección que nos pueden evitar un susto, pero que en ningún momento significa que el proceso sea peligroso. Jabón casero se ha hecho durante décadas en los pueblos empleando este método. Sólo hay que ser prudente, igual que cuando usamos la sierra de calar o un taladro.

RECETA PARA HACER JABÓN CASERO DE ROMERO EXFOLIANTE

Aceite de oliva para hacer jabón en casa.

INGREDIENTES


473 gramos de aceite de oliva


Un puñado de romero seco. Esto es importante. Cualquier planta o flor que usemos tiene que estar seca. Podemos comprarlas o también podemos recogerlas del campo o del jardín y secarlas en casa.


62 gramos de sosa caústica.


159 gramos de infusión de romero.


10 ml de aceite esencial de árbol de té. Es posiblemente el ingrediente que más nos cueste encontrar, pero en cualquier herbolario venden este tipo de esencias. Importante: no confundir con las esencias que venden para los quemadores en los Todo a Cien.

PASO 1: HACEMOS LA INFUSIÓN

Para hacer lograr que nuestro jabón tenga las propiedades del romero y favorezca la eliminación de grasa de la piel, tenemos que hacer una infusión. Ponemos agua hirviendo en un bol, tarro de cristal o jarra. Son 159 gramos de agua, donde vamos a echar un puñadito de romero. Dejamos que las hojas tiñan el agua de un color amarillento. En unos diez minutos o un cuarto de hora estará listo.

Infusión de romero.

 

PASO 2: PONEMOS LA SOSA

En un bol de plástico ponemos la sosa. Es importante que tengamos cuidado con este producto. Sus efectos sobre la piel pueden ser bastante abrasivos y por eso es esencial hacer el jabón siempre con cuidado y protegidas. No olvidar tres cosas: ponernos guantes, ponernos mascarilla y hacer todo el proceso en un espacio abierto. Los vapores que emanan de la sosa son tóxicos. Con esto no quiero meter miedo, de hecho, esta forma de hacer jabón casero ha sido utilizada durante años. Creo que hay poca gente que no tenga un abuelo, padre, madre o familiar que no haya hecho jabón en el pueblo empleando este método. Si nos protegemos y lo hacemos con precaución, no vamos a tener ningún problema.

Una pregunta que surge: ¿por qué usamos algo que nos puede dañar la piel para hacer jabón? La sosa es un producto químico que hará una reacción junto a la grasa. Se llama Saponificación y hace que el aceite y la sosa caústica se conviertan en glicerina y jabón. Por eso, otra cosa importante es dejar que esa reacción química se produzca y esperar el tiempo necesario para usar nuestros jabones. Una vez hechos no se pueden usar. Por desgracia, tenemos que esperar entre 4 y 6 semanas.

PASO 3: HACEMOS LA MEZCLA

Junto a los 62 gramos de sosa caústica echamos en nuestro bol el agua en la que hemos puesto el romero. Antes de verter el agua, hay que retirar el romero, para quitarlo podemos usar un colador. En este paso hay que tener cuidado. Primero, hay que echar el agua de forma que evitemos las salpicaduras. Luego, tenemos que tener presente que en cuanto echemos el agua van a emanar vapores, que se ven con facilidad, y que no debemos respirar. Simplemente con ponernos una mascarilla y no poner la cabeza justo encima es suficiente. Dejamos que el agua con la sosa se enfríe. Antes de seguir añadiendo más ingredientes es importante que el calor que ha generado la sosa al entrar en contacto con el agua se reduzca. Por eso debemos dejar el bol en un lugar abierto y mejor que sea fresco.

Echamos el aceite para hacer jabón casero.

 

Cuando esté a temperatura ambiente podemos comenzar a verter el aceite dentro. Un truco que se usa para no tener que esperar mucho es calentar un poco el aceite, pero es importante que no llegue a hervir o pierde propiedades. Si calentamos el aceite hay que tener en cuenta que la esencia de árbol de té va a tener menos efecto. Es decir, que si no nos corre prisa, lo mejor es dejar todo enfriar, poner el aceite y luego la esencia. Una vez que está todo sacamos la batidora y a una velocidad baja batimos toda la mezcla. Pero no batimos moviendo la batidora, sólo la colocamos en el medio y bien metida vamos dejando que funcione.

Batimos la mezcla.

El objetivo es llevar la mezcla a una textura parecida a la mayonesa. Es lo que se conoce como llevarlo a “traza”. En este momento es cuando podemos añadir las esencias que más nos gusten o incluso semillas o ramas para dar un efecto exfoliante.

Añadimos esencias para darle olor.

 

Cuando esté en ese punto podemos echarla en los moldes.

Echamos nuestra mezcla en los moldes

 

Si nos gusta podemos poner primero un puñadito de romero dentro del bol de plástico para que se quede pegado.

Ramas de romero.

 

Ponemos nuestra mezcla y damos un par de golpes contra la mesa para quitar las burbujas. Dejamos que repose durante un día o dos y desmoldamos con cuidado. Para poder usarlo hay que dejar que pase entre 4 y 6 semanas.

Jabón cuajado listo para desmoldar.

Ya tenemos nuestro jabón. Este de romero está recomendado para pieles grasas y para atajar el acné. En este caso el jabón tiene dos colores, pero eso es un truco que contaré más adelante. El mundo de los jabones da para mucho, así que iremos contando muchas más recetas y técnicas para hacerlo en casa. Si alguien tiene alguna duda, podéis escribir a inventandobaldosasamarillas@gmail.com.Y como es jueves, seguimos Inventando el Finde. Si tienes un blog, puedes dejarnos alguna de tus propuestas para decorar, visitar, experimentar o inventar en nuestro tiempo de ocio. Si todavía no sabes qué es esto, pincha AQUÍ para tener toda la información.